Vecinos Dudan que Mejore Recolección Diaria de Basura

* Colonos en Lomas del Coapinole, dudan que mejore el servicio de la recolección diaria, como lo anuncia el presidente Arturo Dávalos Peña.

Por Mauricio Lira Camacho
NOTICIASPV

Labor titánica.

Recolección diaria de basura. En la colonia Lomas del Coapinole, no creen mucho.

En cada uno de los eventos sociales que tiene lugar la presencia del alcalde, Arturo Dávalos Peña, sale a colación en el discurso la buena noticia que viene para Puerto Vallarta.

Esto es, la recolección diaria de la basura, excepto los domingos.

Sin embargo, en el municipio de Puerto Vallarta, existen rincones escondidos en donde existe pesimismo y auguran esto no mejorará.

Son vecinos en la colonia Lomas del Coapinole en la parte alta de la delegación El Pitillal, quienes actualmente resienten una falla constante en el servicio de la recolección.

Aunado a que las familias también fomentan sacar la basura fuera de los horarios establecidos, fijados por la propia autoridad municipal. Aseguran que la culpa fue de anteriores administraciones municipales que vieron en la basura un botín político lleno de intereses económicos, perjudicando a la ciudadanía.

Por años, los gobiernos municipales fueron culpables de que el servicio de recolección fuera pésimo e inservible.

Al grado que junto con la descompostura constante de camiones, el número reducido de unidades para trabajar en las colonias, el deterioro de las calles en muchas de estas, el fantasma de las concesiones, y las peleas entre grupos de poder, mermaron un avance sustancial en la prestación de los servicios públicos municipales.

Algunos colonos manifiestan que será muy difícil revertir toda una cultura de no respetar horarios de basura y adaptarse al nuevo sistema del campaneo en las colonias.

Los ejemplos son tangibles en la colonia (Lomas del Coapinole), ya que ha habido un sinfín de reuniones informativas y de prevención, tratando de crear conciencia entre los habitantes respecto a la responsabilidad de mantener limpia las calles y simplemente no funciona.

Pues la gente se ha vuelto apática y poco participativa en las tareas de tener lugares seguros y libres de las montañas de basura que se acumulan frecuentemente.