Siguen las ejecuciones en Nayarit

*Dos cuerpos sin vida fueron encontrados apenas a unos metros de la casa del ex procurador Jorge Bañuelos Ahumada, hoy Notario Público en Bahía de Banderas...

José Luis Preciado Trujillo
Noticias PV

En el fraccionamiento Estadios de Tepic, a escasos metros de la casa del ex procurador Jorge Armando Bañuelos Ahumada, a espaldas de la agencia Chevrolet, fueron encontrados dos cadáveres que presentaban huellas de tortura y con sus rostros tapados con bolsas de plástico y cinta canela.

Según se conoce que el hallazgo de los cuerpos sin vida se registró a eso de las 07:00 horas de este viernes, en el fraccionamiento Estadios de La Capital Nayarita.

Los cadáveres pertenecen a dos personas del sexo masculino, mismos que se encontraban por la calle Luis castillo Ledón, en el cruce de Everardo Peña Navarro y Esteban Baca Calderón, apenas a unos metros de la casa del ex procurador Jorge Armando Bañuelos Ahumada, quien hoy es Notario Público asentado en el municipio de Bahía de Banderas, donde dicen que tiene además su domicilio.

Al arribo de las autoridades policiacas se percataron de lo ocurrido y luego de llegar los elementos de La Agencia Estatal Investigadora, estos procedieron a acordonar la zona en espera de que llegara el personal del Centro de Comprobación Criminal Certificador, para que recabara los indicios de violencia y así poder continuar con las investigaciones en torno al caso.

Se conoce en información extraoficial que las victimas presentaban visibles huellas de tortura, trascendiendo que uno de los hombres muertos vestía pantalón de mezclilla y camisa de color rojo, quien a simple vista se le apreciaba que tenía el rostro tapado con cinta transparente, además de que tenía los pies amarrados con una soga, mientras que el otro tenia tapado el rostro con una bolsa de la tienda Ley, mismo que vestía bermudas, de los que hasta el momento se desconoce su identidad.

Personal del Servicio Médico Forense se hizo cargo del levantamiento de los cuerpos para realizar los trámites correspondientes, mismos que se encuentran en las instalaciones del Servicio Médico Forense, en espera de que acuda algún familiar a identificarlos.