Sigue Como “NN” el Ejecutado, Hallado en el Río Ameca

*Estaba en los límites de Jalisco y Nayarit

Balaceado, con su playera cubriendo su cuerpo, dentro de las aguas del río Ameca y con un narcomensaje en su mano, así fue encontrado la tarde de ayer, el cuerpo sin vida de una persona del sexo masculino hasta el momento no identificado, en los límites de Jalisco y Nayarit.

Un pescador que andaba “camaroneando”, se asustó mucho al ver el cuerpo sin vida flotando en las aguas del río Ameca, por lo que de inmediato dio aviso a las autoridades judiciales, quienes al llegar comenzaron con sus indagaciones.

Se dieron cuenta de que al ahora occiso a simple vista presentaba impactos de arma de fuego en el cuerpo, lo cual fue confirmado una vez que fue rescatado el cadáver de las aguas del Ameca.

Al ser revisado, se dieron cuenta de que traía una bolsa amarrada en la muñeca del lado derecho, esta protegía un narcomensaje que le fue puesto por sus asesinos, en donde dejaban claro que a esta persona la habían asesinado por “dedo” o porque andaba hablando de más.

Por el momento la persona se encuentra como desconocida y las autoridades ignoran si el crimen fue en Jalisco o en el Estado de Nayarit, ya que estaba en los límites.

Eran las 15:30 horas de este sábado cuando se recibió una llamada telefónica en la Policía de Valle, donde una persona informaba que en el río Ameca a la altura del Paso del Guayabo, se encontraba el cuerpo de una persona flotando atorado en unas ramas, en la orilla del rio por el lado de Jalisco.

Esta persona dijo que andaba pescando con su tarraya en el río, cuando vio el cuerpo, por lo que se asustó y se salió del río y fue hasta la criba de los Saldaña del lado de la población de San José del Valle en el municipio de Bahía de Banderas.

Ahí llamó por teléfono a la policía de Bahía de Banderas y estos a su vez al personas de Protección Civil y bomberos de Bahía, a su llegada estos se percataron que el cuerpo estaba del lado de Jalisco por lo que les avisaron a sus homólogos de Vallarta y estos enviaron al lugar a una unidad policiaca, siendo esta la PV-164 al mando del oficial Francisco Javier Padilla Vargas.

A su llegada se encontró con un elemento de Bomberos del vecino estado, el cual nadó desde el otro lado para tratar de evitar que el cuerpo se lo llevara la corriente.

El comandante policiaco de inmediato llamó al persona de rescate de Bomberos para que atendieran el rescate, asimismo solicitaron la presencia del Ministerio Público y del Semefo en el lugar.

Los primero en arribar al sitio fueron los elementos del grupo de homicidios de la policía Investigadora, al mando de Luis Flores, quienes al llegar se dieron cuenta de que la persona estaba boca abajo, con al menos seis impactos de bala en la espalda y detectaron que tenía la playera puesta en la cabeza.

Ante estos hechos solicitaron que el Ministerio Público se apresurara y al llegar, dieron fe de lo encontrado, por lo que solicitaron al personal del cuerpo de Bomberos que arribó al lugar, al mando de Gustavo Palacios que sacaran el cadáver.

Para eso ya estaba en el lugar la perito Lucia Campos Lara, quien captó imágenes para la fijación del lugar del hecho, detectando que el sujeto vestía playera de manga larga, cinturón a colores, pantalón claro, y calzaba zapato marca Caterpillar, en su muñeca izquierda, tenía una cintilla de “Humberto Muñoz”, en tanto que en la derecha, una de “Salvador González”.

Revisaron que presentaba al menos seis impactos de bala en la espalda, asimismo

se dieron cuenta de que en la muñeca del lado derecho, traía una bolsa de plástico amarrada, misma que le quitó y al abrirla, se percató de que traía un mensaje.

El agente del Ministerio Público dio fe de que se trataba de una bolsa negra, dentro de la cual estaba otra más, transparente y dentro un mensaje que rezaba lo siguiente:

“La lengua prácticamente no pesa nada, pero son muy pocas personas las que la pueden sostener”.

Ante estos hechos el grupo de homicidios comenzó a buscar en el lugar de los hechos, pero no hallaron indicio que los ayudara a iniciar una pista, solo especulaciones de que a esta persona posiblemente la asesinaron por “dedo” o por andar hablando de más.

Se dieron cuenta de que la persona tenía al menos unos tres días de muerta, esto a juzgar por el estado de descomposición en que estaba.

Se argumentó que revisarían los expedientes de personas desaparecidas, a fin de saber si se trataba de alguien vecino de esta ciudad o si es de Bahía de Banderas.

El cuerpo fue llevado al Semefo para la necropsia de ley, en tanto que el agente del Ministerio Público inició la correspondiente averiguación previa.