Sheinbaum desaparece a granaderos y fustiga a los gobiernos que espían

*Tras rendir protesta ante el pleno de diputados del Congreso capitalino, la jefa de Gobierno...
NOTAS RELACIONADAS

jornada.com.mx

Tras rendir protesta ante el pleno de diputados del Congreso capitalino, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, hizo realidad –después de 50 años– la petición del movimiento del 68 de desaparecer el cuerpo de granaderos y se comprometió a acabar con los abusos y poner fin al espionaje político al que se dedicó la anterior administración.

Ante el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, gobernadores y ex titulares del gobierno capitalino, alcaldes e integrantes de los sectores político, social, económico, judicial y cultural, expresó que la disolución del cuerpo de granaderos es una obligación con la historia de la ciudad y con su generación.

La policía está para cuidar al pueblo y no se requieren cuerpos para reprimirlo, expresó Sheinbaum desde la tribuna del recinto legislativo, tras señalar que a partir del primero de enero los granaderos pasarán a formar parte de un nuevo agrupamiento, que se creará para ayudar en tareas de protección civil.

Confió en que a corto plazo se retome el camino de la seguridad en la capital del país, tras señalar que la polícia se encargará de la labor preventiva y se trabajará con la Federación en la coordinación y la inteligencia.

Después de leerse el bando que la declara jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Sheinbaum pronunció un discurso, en el que agradeció a su antecesor, José Ramón Amieva, por su colaboración en el proceso de transición, pero arremetió, sin nombrarlo, contra el ex jefe de Gobierno capitalino Miguel Ángel Mancera –ausente en la ceremonia–, al criticar el rumbo que tomó la ciudad en los años recientes.

Se abandonó el servicio público, y en su lugar el gobierno se dedicó al espionaje político, al interés clientelar; regresó la corrupción, la inseguridad y se traicionó la democracia, expuso.

Esbozó lo que será su plan de gobierno, aseguró que se restablecerá la democracia y la libertad política, y apuntó que los capitalinos tendrán en ella a la mejor aliada, a quienes dijo: No les vamos a fallar.

Más tarde, Sheinbaum se dirigió al Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, donde tomó protesta a los integrantes de su gabinete y pronunció un segundo discurso, en el que se describió como hija de la generación de 1968, que reconoció la fuerza de la movilización social para la defensa de derechos y libertades. Esta no es una historia personal, es la historia reciente de la Ciudad de México, que pasó del desafuero a la Cuarta Transformación.

Allí anunció la cancelación de los contratos de concesión de los Centros de Transferencia Modal, en particular se refirió al de Constitución de 1917, y mencionó la construcción de tres puentes vehiculares en la zona del aeropuerto, Circuito Interior y Periférico, los cuales, dijo, son indispensables.

Dijo que habrá un ahorro de 25 mil millones de pesos por distintos conceptos, como el recorte de mil 712 plazas de estructura y 32 por ciento del presupuesto para las de honorarios, que significará un ahorro de mil 800 millones de pesos.

Reiteró sus compromisos de campaña y programas que presentó ene el periodo de transición; además de que se someterá a una consulta de revocación de mandato.

Dijo que se acabó el maltrato y acoso a los bomberos y se reinstalará a quienes fueron despedidos por motivos políticos, e hizo una solicitud amable a la procuraduría para que se reúna con los familiares de las víctimas del sismo, en específico del colegio Enrique Rébsamen, para hacer justicia.