Se Confirma Hallazgo de dos Cuerpos Enterrados

*El auto es un Jetta, el cual está registrado como propiedad de un vecino de La Barca Jalisco *Los cadáveres estaban amarrados con cinta gris

Los cuerpos sin vida de dos personas hasta el momento desconocidas, fueron encontrados la tarde de ayer; estaban enterrados de manera clandestina, en un predio localizado a espaldas del basurero municipal, cerca de un rancho donde crían puercos.

Asimismo, hallaron un vehículo que estaba desbarrancado, cerca de donde estaban los cuerpos sin vida, dando esto la pauta para que las autoridades comenzaran con la búsqueda y de este modo localizaron los dos pozos con las personas enterradas.

Fue a eso de las 17:00 horas del martes cuando elementos de la Policía Municipal fueron alertados acerca de un vehículo que estaba abandonado cerca de un predio abandonado a espaldas del basurero municipal.

Al lugar acudieron elementos de la Policía Municipal, en donde comenzaron a buscar el vehículo que, según reportaban, era de la marca Volkswagen, en color gris.

Los elementos acudieron al lugar de los hechos, en donde bajo el mando del supervisor en turno, Jaime Torres Cedano, comenzaron a buscar hasta que encontraron un tapete y el autoestéreo cerca de unos arbustos.

De este modo se acercaron a una zanja profunda, en donde hallaron el vehículo desbarrancado, se trataba de un Volkswagen, Jetta, clásico, en color gris, sin placas de circulación.

Notaron los agentes que estaba estrellado del frente en el pequeño barranco que se hizo con recientes lluvias, la puerta del conductor estaba abierta, por lo que comenzaron a buscar en los alrededores.

Los elementos detectaron que había un pequeño camino hacia abajo del barranco, mismo que comenzaron a seguir y luego de 15 metros, hallaron una zona, en donde el suelo estaba sumergido y dejaba ver claramente que se trataba de dos pozos, mismos que estaban a 3 metros de retirado uno del otro.

Al escavar un poco, dejaron a la vista un pedazo de pierna, en tanto que del otro un pedazo de la espalda, por lo que determinaron resguardar el lugar de los hechos y solicitaron la presencia de los elementos de la Procuraduría General de Justicia del Estado.

El lugar pronto se llenó de elementos de la Policía municipal, asimismo, los estatales quienes resguardaron el lugar impidiendo el paso a todo aquel que fuera reportero, ya que el resto de personas sí podían ingresar, menos los comunicadores.

Al lugar llegaba el agente del Ministerio Público especial para detenidos y hechos de sangre, licenciado Víctor Hugo Jiménez Orozco, así como el fiscal de asuntos especiales, licenciado Oswaldo Delgadillo Villanueva, quienes a su llegada comenzaron a investigar lo sucedido.

Se dieron cuenta de que el vehículo estaba registrado el día 2 de agosto del 2010, a nombre de Fernando Tapia Guardado, con domicilio en la calle Río Lerma, en el número 170, en el poblado de La Barca, Jalisco, asimismo, que se trata de un vehículo modelo 2011.

Asimismo, al bajar, detectaron que se trataba de dos cuerpos sin vida, solicitando al personal del departamento de bomberos que comenzaran a excavar hasta sacar el cadáver.

Para esos momentos ya estaba personal del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses, al mando de la licenciada Lucia Gabriela Campos Lara, con dos ayudantes, misma que comenzó a fijar la escena, en tanto que el agente del Ministerio Público daba fe de lo encontrado.

Al sacar el primer cuerpo sin vida, se dieron cuenta de que ya estaba en avanzado estado de descomposición y ya se podían ver los huesos, aunque pudieron ver que traía un pantalón de mezclilla y camisa con estampados, aparentemente estaba descalzo, tenía las manos y la cabeza encintada, con cinta color gris.

Los elementos se dieron cuenta además, de que en el pozo estaba una sierra de algunos 90 centímetros aproximadamente y que la cabeza del cuerpo estaba desprendida, desconocen si fue decapitado o si por el estado de descomposición estaba separada del cuerpo.

Una vez rescatado este cuerpo, los elementos siguieron excavando y de este modo comenzaron a sacar el segundo cuerpo, el cual estaba atado de manos hacia atrás, sobre su costado izquierdo, estaba encintado de manos y de la cara.

Se dieron cuenta de que vestía una camisa obscura, short obscuro y en el brazo derecho se le apreciaba un tatuaje.

Mientras rescataban el cuerpo, en la parte alta, por medio de una grúa, sacaban el vehículo, detectando que no traía placas, tampoco estaba reportado como robado y en el interior hallaron un desorden.

Notaron que el respaldo del asiento del copiloto, estaba quemado, también detectaron que la cajuela estaba revuelta y la parte delantera estaba chocada, por lo que fue asegurado y trasladado a un corralón por órdenes del agente del Ministerio Público del fuero común.

La tormenta comenzó a caer junto con la noche y las autoridades judiciales continuaban con las investigaciones en ese lugar, en donde además hallaron un huarache en la entrada al predio, así como partes de motocicletas.

Finalmente el segundo cadáver fue rescatado y se dieron cuenta de que también había una sierra metálica de la misma medida, pero este cuerpo si estaba completo, aunque el personal forense adelantaba que los cuerpos tenían aproximadamente dos semanas sin vida.