Robadera de placas y tapones en llantas de autos en estacionamientos públicos

* En el municipio de Puerto Vallarta aumentan las denuncias por una ola de robos de malandros, quienes se dedican a quitar placas, tapones y hasta rines de autos en estacionamientos públicos...

Por Mauricio Lira Camacho
NOTICIASPV

Son varias las denuncias de ciudadanos, por la ola de robos de placas, tapones y hasta rines de llantas de autos en estacionamientos públicos y privados.

En el municipio de Puerto Vallarta, son constantes las denuncias de automovilistas quienes están exhibiendo a sujetos, quienes se dedican a quitar de las llantas lo que son las placas que traen la marca de la unidad, el tapón protector y hasta de los rines de las unidades.

Este tipo de fenómenos se están reportando en muchos de los estacionamientos públicos y privados, sobre todo de aquellos que carecen de las cámaras de seguridad.

Los más recientes casos, que están siendo reportados por los afectados, ocurren en inmediaciones del centro comercial denominado La Isla, ubicado sobre avenida de ingreso, Francisco Medina.

Es un lugar que apenas está siendo acondicionado para operar como tal, plaza que no contaba con un sistema de pago por uso de estacionamiento, el cual apenas entró en vigor.

Aunque aún carece de un sistema de video vigilancia con cámaras de seguridad, que permita observar que ocurre cuando un usuario hace gala de este beneficio.

En la totalidad de los estacionamientos ubicados en el municipio de Puerto Vallarta, la empresa encargada nunca se hace responsable por los daños que se pudieran ocasionar al auto.

De esta forma, la empresa se deslinda de cualquier tipo de daño que pudiera recibir la unidad.

Es ahí cuando entra justo el reclamo de la persona a la que le robaron, pues de acuerdo con algunos testimonios, ya ha habido situaciones de inseguridad y robo.

“Nosotros solamente fuimos por dos horas a la isla, dejamos el auto estacionado en el subterráneo y al regresar notamos que dos tapones de la llanta de nuestra camioneta, estaban desprendidos y una tercera la dejaron a la mitad, como que no les dio el tiempo suficiente para cumplir su cometido”.

Sin embargo, al querer hacer el reclamo, “no pudimos quedarnos con el boleto de ingreso al estacionamiento como uno de los requisitos de rigor para cobrar un seguro que les cubra el daño, esto debido a que el boleto cuando el usuario lo paga, este es introducido al sistema, por lo que no hay forma de que el dueño lo tenga”.

El tema recurrente en este tipo de casos, obedece a que la empresa casi nunca se hace responsable por los daños que pudieran afectar las unidades.

De esta forma el cliente asiduo, usuario del estacionamiento nunca podrá defender su derecho ante la autoridad competente
Lo que si llama la atención, es que al igual que todo mundo puede ingresar a estos estacionamientos, pagarlos pero no contar con la garantía de que no les pasará absolutamente nada.

Lo cierto es que en Puerto Vallarta, la moda hoy es que los malandrines roban placas de las llantas, lo mismo que los tapones y hasta rines de las llantas.