Profepa entrega otro apercibimiento a “palaperos” de Boca de Tomates

* Inspectores de la dependencia federal continúan con las tareas de verificar la regulación de los dueños de palapas ubicadas en Boca de Tomates, aún cuando ya habían hecho un acuerdo de otorgar un plazo de 20 días para proceder a regularizarse.

Por Lorena Moguel
NoticiasPV

De nueva cuenta inspectores de la Profepa se hicieron presentes en la zona de restaurantes de Boca de Tomates, para llevar a cabo la entrega de otro apercibimiento a una ramada más de las instaladas en la zona, aún cuando ya son cuatro los negocios clausurados.

Para ello, la lideresa de ese movimiento, confirmó que según tenía entendido se había llegado a un acuerdo provisional de que podrían seguir trabajando en lo que se regulariza su situación.

Cuando el personal de inspección de la Profepa acudió al lugar, confirmó que les dijeron “sólo iban a realizar la inspección, que no iban a clausurar. No dijeron nada más. No nos dieron ninguna explicación”.

Y es que, hasta el momento van cuatro negocios clausurados, sólo que hoy se llevó a cabo otra inspección a otra ramada, la cual no estaba clausurada, sólo fue inspección”, pero existe el temor de que continúen con las clausuras, afirmó.

Ante la referencia de que habían hecho un acuerdo con el gobierno municipal, la titular de la Profepa, Xóchitl Yin Hernández y los representantes del grupo Vidanta, los afectados se preguntan, “¿dónde quedó ese acuerdo”.
“La verdad no sabes qué paso. Estuve en contacto con el presidente, Arturo Dávalos y me dijo que sólo era una inspección, que no iban a clausurar, pero el acuerdo era que no se nos iba a molestar hasta después de los 20 días hábiles, incluido ni la inspección… Él (el presidente municipal) quedó que para el viernes iba a tener una reunión con la delegada de Profepa y dijo que el lunes nos comunicamos y nos informaría qué había pasado”.

Aseguran los quejosos que ellos han cumplido con el acuerdo de proceder a la limpieza del mangle, lo cual fue a lo único que se comprometieron. Sin embargo, al ver que ya les mandaron de nuevo a los inspectores de Profepa, la líder de este movimiento se desdijo de lo dicho a su salida de la reunión con el presidente municipal, la titular de Profepa y los representantes del Grupo Vidanta, cuando aseguró que no llevarían a cabo más manifestaciones.

Pero esta vez fue amenazante al señalar que van a volver a cerrar la carretera federal 200 o bien hasta la presidencia municipal.

Ante la pregunta de que si están conscientes de que el problema es de índole federal, aseguran que sí, pero esa zona está concesionada al municipio, y tras escuchar el compromiso de Dávalos de que se realizaría un levantamiento topográfico para saber si estaban en tierra firme y así renunciar a la concesión y ellos iniciar el proceso de petición de la zona federal, “pero hasta ahorita no se ha hecho nada”, finalizó.