Poncha Llantas Fallaron Atraco

*Al ver que no pudieron con solo poncharle la llanta, le cristalearon el vehículo a cliente bancario, pero fueron sorprendidos...

Por Adrian De Los Santos

El despliegue de elementos de la Policía Municipal se registró la tarde de ayer en la delegación de El Pitillal, luego de que al menos dos sujetos intentaron atracar a una persona dedicada a la venta de madera.

La persona había acudido la sucursal bancaria de Macroplaza, en donde realizó un retiro de dinero, para luego retirarse, pero apenas había avanzando algunas cuadras cuando se dio cuenta de que le habían ponchado la llanta.

La suerte de estas personas, fue que sorprendieron a uno de los ladrones causándole daños a la camioneta y de este modo se frustró el atraco.

Los hechos ocurrieron a eso de las 16:20 horas de ayer, cuando elementos de la Policía Municipal fueron alertados acerca de un intento de robo por la calle Etziquio Corona y Agustín Flores Contreras, en la colonia Leandro Valle.

Los agentes llegaron al lugar y se entrevistaron con dos personas de oficio madereros, mismos que informaron que momentos antes habían salido de Macroplaza, a donde habían acudido al banco Bancomer, ya que habían retirado una cantidad considerable de dinero.

Que salieron de ese lugar, entraron a Pitillal a otro mandado y cuando iban de regreso, sintieron que se la llanta trasera derecha de la camioneta Nissan, NP300, en color azul, iba ponchada, por lo que se detuvieron.

Optaron por ir por un llantero, por lo que los dos caminaron al menos una cuadra, cuando uno de ellos se dio cuenta de que había llegado un sujeto y comenzó a quebrarle el cristal de la puerta del lado derecho.

Al darse cuenta de lo que estaba pasando, le comenzaron a gritar y entonces el tipo se dio a la fuga, sin alcanzar a hacer de las suyas en la camioneta, por lo que los afectados llamaron a las autoridades, no sin antes revisar que su dinero estuviera donde lo habían dejado.

Los agentes revisaron la llanta y se dieron cuenta de que le habían puesto un clavo hueco para que se le saliera el aire, clásico en los “poncha llantas” para hacer de las suyas, pero esta vez sí fallaron.