No Se Cumplió Objetivo

En los tres años de gobierno la meta era atender a 24 mil alumnos, pero se estima sean 16 mil, admite el encargado de los programas, Ernesto Clemente Rosas

Por Mauricio Lira Camacho
NOTICIASPV

Los programas DARE CONVIDA, de prevención del delito y adicción de drogas en niños y jóvenes, no cumplió con su cometido de atender a 24 mil menores en 36 meses de gobierno, y aunque faltan cinco meses, la meta no se logrará.
A la fecha, han sido atendidos en estos programas un total de 16 mil, quedando una diferencia de 8 mil todavía.
De acuerdo con Ernesto Clemente Rosas, encargado de ambos programas dependientes de la dirección de seguridad pública municipal, ninguna administración cumple al 100% sus programas de gobierno menos en materia de prevención de delitos y de conciencia para evitar adicciones.
Sin embargo, el funcionario municipal se dijo estar satisfecho por los logros, la meta era atender a 24 mil alumnos de distintos planteles educativos, un promedio de 8 mil por año, pero no lo logramos.
Y a pesar de que faltan todavía algunos meses para concluir el actual gobierno, no se podrá lograr la meta finalmente.
Es cuestión de seguir aplicando esta misma política, más allá de los períodos gubernamentales de los 3 años de mandato local.
Solamente así y con una visión de futuro se deberán seguir los mismos esquemas de cursos a alumnos que poco a poco irán adquiriendo esta cultura de la prevención.
DARE CONVIDA es una serie de programas que tienen que ver con la implementación de experiencias y conocimientos de la autoridad municipal en materia de prevención del delito y adicciones, a efecto de que los alumnos de todos los niveles escolares, estén conscientes de lo dañino que es caer en las adicciones.
Dentro de este contexto Ernesto Clemente Rosas, aseguró hay experiencias satisfactorias que en lo personal, “nos dejan muy marcado”.
Es el caso de aquellos niños quienes pese a las adversidades y precarias condiciones económicas, cayeron en su etapa de estudiantes de nivel primaria y secundaria en el consumo de drogas, de entre los 10 y los 13 años de edad, comprendieron finalmente a través de estos programas, que no es la mejor solución, “hoy varios son estudiantes de nivel preparatoria totalmente sanos, que tienen buenos promedios de calificación y están alejados del mundo de las drogas”.
Muchos de estos estudiantes, son influenciados en el 90% de los casos por la condición de la familia adicta, el padre y hermanos que fuman marihuana y es el ejemplo, para ellos, que deben imitar el patrón de comportamiento, lo que debemos hacer, “es una labor de concientización y hacerles ver a los adictos que sí hay mecanismos de solución, dijo finalmente el funcionario municipal.