¡Médico del Hospital Regional se Suicidó!

*Fue encontrado colgado dentro de su casa la madrugada de este jueves...

Por Adrian De Los Santos

Solo, en el interior de su domicilio y colgado del barandal de las escaleras que llevan al segundo piso de la finca, así fue encontrado la madrugada de ayer el cuerpo sin vida de una persona vecina del fraccionamiento Delfines.

Se trataba de José Fernando Molina Durán, uno de los médicos de guardia del Hospital Regional de esta ciudad, de quien hasta el momento se ignoran las causas reales que lo orillaron a quitarse la vida.

Policías Municipales encargados de la vigilancia en el fraccionamiento Delfines, fueron quienes realizaron el hallazgo durante la madrugada de este jueves, pues al pasar por el domicilio del galeno, se dieron cuenta de que la puerta principal estaba abierta, por lo que bajaron a ver qué sucedía y fue cuando se llevaron con la desagradable sorpresa; el médico estaba muerto y colgado del cuello.

Fue a eso de las 02:58 horas de ayer, cuando los elementos de la patrulla PV-269 realizaban su rondín de vigilancia por la zona del fraccionamiento Delfines y al pasar por la calle Tiburón, se dieron cuenta de que la puerta de la finca número 120 estaba abierta.

Los agentes siguieron su camino, pero se detuvieron a una cuadra para ver que todo estuviera bien, sin embargo, regresaron a ver qué estaba sucediendo, pues no es normal que a esa hora la puerta estuviera abierta y aparentaba no haber nadie en el interior.

Los agentes llegaron a la finca, tocaron la puerta en repetidas ocasiones en espera de que salieran los dueños, pero para ello llevaban sus armas listas por si la casa estaba siendo saqueada.

Al ver que nadie les contestaba, entraron para ver lo que sucedía y se dieron cuenta de que al pie de las escaleras que llevan al segundo piso, colgado del barandal con un cable, estaba una persona del sexo masculino.

Se dieron cuenta de que la casa estaba sola, por lo que informaron a su base de lo sucedido y siguiendo el protocolo legal, les mandaron a los Bomberos de la unidad B-60, mismos que al llegar se dieron cuenta de que la persona del sexo masculino, se encontraba colgado con un cable atado al cuello, amarrado al pasamanos de una escalera y a la valoración se encontraba sin signos vitales, motivo por el cual se dio aviso a la fiscalía del estado.

Al lugar de los hechos llegaron elementos de la fiscalía del estado, así como peritos de Servicios Periciales, mismos que comenzaron con las averiguaciones, pero para esos momentos los policías municipales ya habían iniciado su carpeta de investigación.

En la cuadra solo salió un vecino, mismo que al preguntar lo sucedido, le contestaron con una pregunta en el sentido de quién vivía en la finca 120 de la Tiburón, informando que ahí vivía el doctor Fernando Molina, que trabajaba en el Hospital Regional y que desconocía si estaba trabajando o fuera de la ciudad.

Ante estos hechos los agentes comenzaron a investigar y se dieron cuenta de que en efecto, se trataba de médico Fernando Molina Durán, de quien se supo que ya tenía tiempo viviendo solo debido a su separación de con su familia, por cuestiones personales.

Los peritos e investigadores revisaron la escena y una vez que terminaron, procedieron a trasladar el cuerpo a los descansos del Semefo para que peritos forenses se encargaran de los estudios legales necesarios del cuerpo.

Más tarde se informó que el médico era originario del estado de Nayarit y que su cuerpo sería llevado a su lugar de origen, donde ya lo esperaban familiares y amigos.