Liberan Policías a dos Secuestrados

*A uno de ellos los estaban utilizando para extorsionar un Telcel en pleno Centro

*La Policía se activó y lo detuvo, se dieron cuenta de que era un afectado y rescataron a una joven que estaba en el hotel Encino

Fuerte operativo policíaco se registró ayer en pleno centro de la ciudad, luego de que los representantes de la ley, fueran enterados de que un sujeto había cometido una extorsión en una tienda de telefonía celular.

Los policías, fueron enterados de que un sujeto había llegado a un negocio de telefonía celular (Telcel-Celularnet), ubicado en la calle Juárez número 174-B, y le había entregado un recado a la empleada del negocio de nombre Griselda Morales González, de 41 años de edad.

En dicho recado, se le pedía a la empleada que se comunicara a un número telefónico y cuando ella marcó ese número, fue cuando la amenazaron psicológicamente y bajo amenazas le exigieron que le entregara el dinero que había en el negocio al sujeto que se encontraba en ese lugar.

Fue entonces que la empleada entregó la cantidad de 500 pesos aproximadamente a dicho sujeto, mismo que se retiró del lugar, siendo en esos instantes en que la empleada afectada dio aviso a las autoridades policíacas, dándoles las características del individuo.

Escasos minutos después, los policías municipales lograron asegurar a quien dijo llamarse Salvador Omar Berumen Ortiz, quien dijo tener su domicilio en la calle Paseo de las Sirenas número 265, en la delegación de Ixtapa.

Dicho sujeto fue señalado directamente por la empleada afectada, como el mismo sujeto que le había dado el recado de la extorsión, por lo que fue cuestionado en torno a los hechos ocurridos.

Dicho sujeto informó a los policías, que él había recibido una llamada telefónica y que también había sido “secuestrado psicológicamente por teléfono” ya que le ordenaron que se encerrara en una habitación del hotel Encino y que ahí esperara las indicaciones.

Mencionó que él se encontraba escondido en la habitación 120 del mencionado hotel, lugar en donde recibió una llamada de sus secuestradores, quienes le ordenaron que hiciera un mensaje y se lo llevara a la empleada del negocio de telefonía celular.

Agregó que él obedeció las órdenes por temor a sufrir alguna agresión y agregó que en dicha habitación se encontraba una mujer que también estaba secuestrada psicológicamente y por la cual pedían a sus familiares alrededor de 150 mil pesos.

Fue entonces que los policías acudieron al mencionado hotel y efectivamente en el interior de la habitación 120, se encontraba una mujer, que informó que ella había recibido una llamada amenazándola de muerte si no obedecía y le ordenaron que se encerrada en esa habitación y que esperara indicaciones.

Mientras tanto, los presuntos secuestradores se comunicaban con sus familiares pidiéndoles la cantidad de dinero antes mencionada.

Por el momento, el sujeto como la mujer, se encuentran presentando sus declaraciones en torno a los hechos y en cualquier momento podrían ser dejados en libertad, en caso de demostrarse la veracidad de sus declaraciones.