La historia del “mal nacido más grande del mundo” busca motivar a la generación del milenio

* Se trata de Coleman Sweeney, un sujeto despreciable que lleva un estilo de vida antisocial, pero cuya historia tiene un desenlace inesperado.

Actualidad.rt.com/ La organización estadounidense Donate Life ha presentado un emotivo cortometraje destinado a fomentar la donación de órganos. Esta campaña está dirigida a la generación del milenio de EE.UU., informa el portal Creativity.

El cortometraje, titulado ‘El imbécil más grande del mundo’, cuenta la historia de ‘Coleman Sweeney’, encarnado por el actor Thomas Jane, conocido por sus interpretaciones en películas como ‘El castigador’, ‘La niebla’, ‘Deep Blue Sea’ (‘Alerta en lo profundo’) y ‘La delgada línea roja’, entre otras.

Según el contenido del ‘spot’, Sweeney es un sujeto despreciable que lleva un estilo de vida antisocial. En el corto, la voz de fondo explica que todos en esa pequeña ciudad saben que Coleman es un mal nacido, que entre otras barbaridades, ofrece cigarrillos a los menores, roba ropa interior de las mujeres y es violento con los niños, las personas discapacitadas y con los animales.

Sin embargo, la historia de Sweeney tiene un final inesperado. Mientras discute con una camarera en un restaurante sufre una hemorragia cerebral que acaba con su miserable vida. Tras el incidente, la mesera entre los documentos de Coleman, descubre que este se ha registrado como donante de órganos. Tras su muerte, logra salvar la vida de otras personas, incluyendo la de un padre de dos hijos, una maestra y un veterano de guerra.

La escena final muestra a uno de los beneficiarios de Sweeney junto a su tumba rindiéndole homenaje, y el video culmina con las palabras “incluso un imbécil puede salvar una vida”.

La estrategia detrás de la campaña de Donate Life es motivar a la sociedad estadounidense, en especial a la generación del milenio, a inscribirse como donantes de órganos. Según la organización, en los últimos años ha caído significativamente la cifra de donantes, mientras en la actualidad solo en EE.UU. 120.000 hombres, mujeres y niños están en espera de la donación de un órgano.