La Culturista Estadounidense sin Brazos que Causa Furor en la Red

* A pesar de carecer de extremidades superiores, Barbie Thomas practica varias deportes y participa en competiciones de fitness.

ABC.es.- A sus casi 37 años de edad, Barbie Thomas ha demostrado que, como a ella le gusta decir, «puedes conseguir cualquier cosa que te propongas». Y es que, esta norteamericana se ha hecho famosa en la Red por participar en concursos de culturismo y realizar todo tipo de ejercicios gimnásticos a pesar de no tener brazos, según afirma la versión digital del diario «Daily Mail».

Esta historia de superación comenzó cuando Thomas contaba dos años y se subió a un transformador eléctrico. Desoyendo los consejos de sus padres, la pequeña sujetó con sus manos los cables y, al instante, la electricidad se apoderó de su cuerpo y carbonizó sus brazos. «El médico me dijo que no iba a vivir, y si lo hacía, probablemente sería como un vegetal», afirma la atleta.

Sin embargo, el destino tenía otros planes para ella, y Thomas los empezó a descubrir cuando compró su primera revista de culturismo. Profundamente atraída por el deporte, y tras años de dudar de sí misma, decidió iniciar los trámites para competir. «Al final llamé al presidente local y hablé con él sobre ello. Me dio la luz verde», explica la estadounidense.

A continuación, Thomas inició un duro entrenamiento que incluía ejercicios de cardio y abdominales hasta que, con el tiempo, se convirtió en toda una atleta. «Mis primeras competiciones de fitness fueron muy curiosas porque muchos me miraban de forma divertida. Obviamente es una competición relacionada con el cuerpo y yo no tengo la simetría que ellos buscan. Pero después de mi “actuación” la gente se dio cuenta de que yo era una atleta similar al resto, destaca.

Hasta ahora, la mayor victoria de esta deportista ha sido un quinto puesto en un campeonato de 2012, sin embargo, afirma que no participa con la intención de ganar, sino porque le hace sentirse mejor consigo misma. Con todo, y fuera del deporte, Thomas se enfrenta a retos todos los días que ha aprendido a superar sin problemas.

Así, cosas tales como lavarse los dientes, coger leche de la nevera o criar a sus dos hijos se han convertido para ella en acciones sencillas que puede hacer perfectamente con los pies. Su visión de la vida es clara: «Las únicas limitaciones son las que te pones tu mismo. Todo el mundo tiene limitaciones y desventajas de una u otra manera, la diferencia es que las mías son más visibles que las de otros».