Jefe de Reglamentos Protege Negocios de Ex Funcionarios

* Se trata del bar y cantina “El Tío Juan”, cuyos propietarios son el ex Jefe de Pasaportes y el ex Jefe de Reglamentos, Gustavo Fong y César Estrada, respectivamente; ambos fueron empleados durante la administración de Javier Bravo. Hoy Alejandro Peña los protege por la amistad que tiene con ambos, así lo denunciaron los afectados.

Por Lorena Moguel

Vecinos ubicados en el punto conocido “el cortijo”, atrás de Aramara, denuncian el exceso de ruido por un establecimiento conocido como “El Tío Juan”, cuyos propietarios son los exfuncionarios en la administración de Javier Bravo, Gustavo Fong Patiño y César Estrada.

Los afectados platicaron con Gustavo Fong, sobre el problema, pero únicamente “hace como que nos oye, pero no nos escucha”, así lo manifestaron los quejosos a NoticiasPV.com.

Son varios vecinos que han buscado el acercamiento con el ex funcionario, les ha dicho que sí le bajaran el ruido, pero finalmente en la madrugada los afectados son susurrados por las melodías de bandas musicales los fines de semana, y entre semana con música de “rocola”.

En esta ocasión, piden que actúe el área de Reglamentos, a cargo de Alejandro Peña, pero conocedores que entre este funcionario, Gustavo Fong y César Estrada existe una gran amistad, tienen poco o casi ninguna esperanza de que serán escuchados.

Aunado a que César Estrada es también propietario del negocio y  esta persona también fue funcionario con Javier Bravo, desempeñando el cargo de Jefe de Reglamentos.

Este negocio se montó con el tráfico de influencias, y la complacencia del titular de Reglamentos, Alejandro Peña, quien les permite operar hasta pasada las 5 o 6 de la madrugada los fines de semana. Mientras que otros establecimientos aplican la Ley de las horas extras, siempre y cuando sean “amigos”, refieren quejosos.

LA DENUNCIA

“La ubicación del negocio es en María Montesori, a la altura del negocio “el cortijo”. La gente se queja que no los dejan dormir y tienen el ruido hasta las 5 de la mañana. Les hemos dicho (a los propietarios del bar) que le bajen el ruido, sí le bajan como 30 minutos pero lo vuelven a subir, finalmente no nos dejan dormir”, así lo denunciaron vecinos del lugar, quienes se dicen cansados de este problema.

“La gente quiere ir a quejarse a Reglamentos a la presidencia, pero no se animan, porque saben que son sus amigos. Estamos viendo la manera de que nos escuchen”, dijo uno de los afectados.

El negocio lo inauguraron hace aproximadamente dos meses, donde todo era tranquilidad en el lugar, “pero los días donde más ruido hacen son los viernes y sábado, día en que presentan una banda. Empiezan a la 1:00 hasta las 3 o 4:00 de la madrugada”.

* ¿Le harían un llamado a Reglamentos?

—Sí. Necesitamos que nos escuchen porque no nos dejan dormir, y lo peor hay que madrugar para trabajar y no nos dejan dormir. Eso no se vale.

Cabe destacar que Alejandro Peña conoce del problema y no les ha resuelto la situación a los afectados, en el entendido de que los ex funcionarios son sus amigos.