Investigan a participantes del “levantón” a agente de tránsito

*Fuerte operativo llevó al rescate el oficial y a la detención de tres personas *Entre los detenidos está un Teniente de la Fuerza Aérea *Aparentemente se molestaron porque los infraccionaría.

Por Adrián De los Santos

Tres sujetos, uno de ellos elemento activo de la Fuerza Aérea Mexicana, fueron detenidos la tarde/noche de ayer, tras fuerte operativo implementado por elementos de Seguridad Pública Municipal, luego de que presuntamente privaron de su libertad a un oficial del Tránsito Municipal, a la altura del restaurante Outback.

El oficial los habría detenido por una presunta falta de tránsito que había cometido un vehículo particular, sin embargo, los sujetos se bajaron bastante enojados y al menos uno de ellos armado, lo subieron al auto, lo desarmaron y se lo llevaron, sin embargo, la ciudadanía esta vez participó y reportó los hechos de manera oportuna al 911, lo que ayudó a que el oficial fuera rescatado y las tres personas fueran detenidas.

Para sorpresa de los agentes, uno de los detenidos se identificó como Teniente de la Fuerza Aérea Mexicana.
Más tarde se daba a conocer que el oficial que había sido privado de su libertad, era José Luis Ríos y que estaba internado en el hospital Hospitem.

Acerca de los hechos, se dio a conocer que fue a eso de las 20:15 horas, cuando los reportes comenzaron a llegar al 911, en el sentido de que a la altura del restaurante Outback, localizado sobre la avenida Francisco Medina Ascencio, frente al hotel Kystal, sujetos de un automóvil en color rojo estaban agrediendo a un oficial que había llegado en una motocicleta.

Los reportes seguían en el sentido de que los sujetos subieron al auto al oficial, y se lo habían llevado a la fuerza, dando a conocer al 911 que se trataba de un Chevrolet, Spark, en color rojo, con las placas JNA-56-57 de Jalisco, por lo que la reacción de los agentes no se hizo esperar.

La primera unidad que llegó el Outback, se dio cuenta de que en el lugar estaba la motocicleta FV-01, la cual está asignada a la vigilancia en Fluvial Vallarta y parte de la avenida Francisco Medina Ascencio, pero del oficial no se sabía nada, sin embargo, al ser enterados por medio del 911 que se habían llevado al agente en el auto rojo, comenzaron con el operativo de búsqueda.

Otro reporte alertó a los agentes, en el sentido de que frente a Plaza Iguana, afuera del Taboo, habían dejado al oficial bastante golpeado, llegando al lugar la patrulla PV-309, misma que confirma que en el lugar estaba el oficial José Luis Ríos, bastante golpeado y sin su arma ni radio a cargo, por lo que lo abordaron y lo trasladaron de urgencia al hospital Hospitem, antes Ameri Med.

En esos momentos los agentes reportaron sobre la avenida Francisco Medina Ascencio, frente al aeropuerto, iba un Spark color rojo en exceso de velocidad, por lo que fueron tras de él y entonces se comenzaron a escuchar las detonaciones de arma de fuego, pero se ignora si los del auto dispararon o si fueron los agentes los que efectuaron los disparos.

La persecución se extendió por la Medina Ascencio y en su cruce con la avenida Ejército Mexicano, se enfiló hacia la Central Camionera, pero al llegar al canal pluvial que se encuentra en esa zona, se retornó y se fue en exceso de velocidad, sin embargo, a la altura de la entrada y salida de autobuses, se le estrelló en el costado izquierdo la patrulla PV-274, logrando de esta manera detener a las tres personas.

Se trataba de padre e hijos, es decir, de Jonathan, de 25 años, Martín, de 55 y Martín, de 32, éste fue quien al momento de la detención dijo ser Teniente de la Fuerza Aérea Mexicana, pero aún así, los tres fueron detenidos.
Dentro del Spark los agentes hallaron dos armas, una de ellas era la del oficial privado de su libertad, así su radio portátil, hallaron sangre en la parte del piso, fornitura y un uniforme militar.

Se explicó hasta entonces, que momentos antes el oficial había observado como el Spark se había pasado el alto en Francisco Medina Ascencio cruce con Fluvial Vallarta, por lo que fue tras de éste y le marcó el alto, logrando detenerlo a la altura del Outback.

Cuando el oficial se bajó de su moto, presuntamente se bajaron las personas, mismas que comenzaron a agredirlo, lo amagaron con el arma y lo subieron a la fuerza, para luego desarmarlo y llevárselo, hasta dejarlo bastante golpeado en las afueras del Taboo.

Al lugar llegaron cinco unidades del Ejército Mexicano, mismos que se entrevistaron con los agentes a quienes les cuestionaron lo sucedido y enseguida se retiraron, en tanto que los agentes siguieron con la Carpeta de Investigación correspondiente, enterando de los hechos a la Fiscalía del Estado, quienes por la magnitud del caso, verían la posibilidad de que las tres personas detenidas fueran llevados a la Fiscalía Central para las investigaciones correspondientes.