Familia Vivió Horas de Angustia, al Caerles su Casa Encima

* Junto con el estruendo se escuchó un grito desgarrador “mi hijo”, era su esposa que estaba parada junto al marco de la puerta lista para abandonar su casa. Los hechos ocurrieron en el Guamúchil

Por Paty Aguilar

Momentos de gran peligro y miedo vivió una familia de la comunidad del Guamúchil durante la noche del martes cuando cerca de las 22 horas se empezó a sentir los fuertes ventarrones acompañados de lluvia que sacudieron  todo el municipio. De pronto los jóvenes padre de un menor de 9 años de edad, empezaron a escuchar ruidos extraños procedentes de la parte de atrás de su casa ubicada en la falda de un cerro.

Por este motivo, Elpidio Peña Martínez y su esposa, muy asustados por lo que estaban escuchando, decidieron salirse de su casa para ir a refugiarse a la de sus padres que viven como 100 metros de su hogar. Su esposa se encaminó a la puerta de salida y ahí esperó en lo que Elpidio levantaba a su hijo que a esa hora ya estaba dormido.

Fue en ese momento cuando escucharon un ruido como cuando se desgaja un cerro y en fracción de segundos su techo se dobló al tiempo que la esposa de Elpidio le gritó desesperada “Mi hijo”, entonces Elpidio se lanzó sobre su hijo y lo cubrió con su cuerpo mientras que su mujer se llevó las manos a la cabeza esperando el golpe.

Sin embargo, dicho techo de material aguató el peso del gran árbol, cayeron al piso pedazos de concreto y entonces, ya a oscuras intentaron salir, pero el marco de la puerta estaba doblado y el acceso lleno de ramas, entonces intentaron salir por otra puertita de un pequeño cuarto que lo usan como cocina, pero no se pudo abrir porque el peso del árbol interesó toda la casita de escasos 6 metros por tres de ancho y el marco de la puerta trabó la puerta.

De nuevo se regresaron por la puerta principal y a tientas empezaron a quitar y saltar ramas hasta que finalmente lograron salir topándose de cara con el furioso ventarrón y la lluvia que golpeaba sus rostros. Cabe mencionar que Elpidio al salir descalzo porque no alcanzaron ni a ponerse los zapatos, se cortó su pie derecho con los vidrios de la puerta que reventaron con la carga del árbol capono.

Los tres integrantes de la familia entre agua y lodo lograron llegar a la casa del padre de Elpidio donde su esposa sufrió una crisis nerviosa. Lo peor es que en esta zona los teléfonos celulares no tienen señal, así que pasaron la peor noche de su vida hasta que por la mañana, llegaron elementos de Protección Civil al mando de José Luis Martínez para atender a la familia, pero la mujer de Elpidio ya la habían llevado al servicio médico porque su salud estaba en riesgo ya que además padece del corazón.

Muy temprano por la mañana Elpidio pidió apoyo al juez de la comunidad, Abel Amaral Hernández, quien con auxilio de los vecinos y una motosierra lograron cortar el árbol y quitarlo poco a poco de la pequeña casa. Lo anterior fue narrado a este medio de comunicación por parte de Elpidio en el lugar de los hechos. Aprovechó la oportunidad para pedir el apoyo del alcalde, Héctor Paniagua Salazar, quien por cierto, durante entrevista el día de ayer, manifestó que dentro de las posibilidades a partir de este lunes empezará a fluir el apoyo para las familias damnificadas. Cabe señalar que esta casita Elpidio logró construirla con recursos de un programa federal ya que su familia es de escasos recursos.

Finalmente, Elpidio comentó que desde hace varios meses había pedido a Protección Civil que le ayudaran a derribar este árbol precisamente porque él ya había detectado que desde su raíz estaba frágil, sin embargo, cada que pasaban por esa zona los bomberos para revisar una antena de comunicación que tienen en un cerro aledaño a este lugar, solo le decían que “después venimos”.  Lo que significa que la prevención para la ocurrencia de este tipo de accidentes no forma parte del trabajo de Protección Civil, es decir, no lo tienen contemplado, aunque la ley en la materia si lo estipula.

La falta de atención a este tipo de peticiones puede entenderse por la falta de personal de esta unidad, pero también por el uso irregular de las pocas unidades que le quedan a Protección Civil. Ayer el director de Protección Civil, Jesús Fregoso, con anuencia del alcalde, con todo y su camioneta designada a esta dirección, se ausentó de su trabajo para asistir a una asamblea Ejidal donde él es parte de la Mesa Directiva para estar presente en el cambio de dirigentes.

Dicha unidad estuvo parada sin trabajara durante más de cuatro horas mientras que en diversas partes del municipio se está necesitando el apoyo del personal del Ayuntamiento para ayudar a las familias que resultaron afectadas. Sin embargo, el alcalde explicó que él le había dado permiso tanto a José Fregoso como al director de Servicios Públicos Municipal ahora expresidentes ejidal de San Vicente, para ausentarse de su trabajo con todo y sus camionetas ya que las necesitaban para transportarse.