Esposa de Abarca tramita amparo y se niega a declarar

* Dentro de la causa penal 105/2014, Pineda Villa está acusada de delincuencia organizada, en la hipótesis de delitos contra la salud y operaciones con recursos de procedencia ilícita, previstos en la Ley Federal Contra la Delincuencia Organizada.

MÉXICO, D.F. (apro).- La mujer que estuvo detrás del poder en Iguala, María de los Ángeles Pineda Villa, promovió un amparo en contra de su detención y se negó a dar su declaración preparatoria ante el juzgado donde se sigue la causa penal por presunta delincuencia organizada y lavado de dinero.

La esposa del expresidente municipal de Iguala y a quien pretendía suceder, el perredista José Luis Abarca, solicitó a la justicia federal que la ampare en contra de las órdenes de aprehensión por esos dos delitos que le imputa la Procuraduría General de la República (PGR).

La jueza Primero de Distrito en Amparo Penal en el Distrito Federal admitió a trámite el recurso presentado por Pineda Villa, quien ayer fue internada al penal federal femenil de Nayarit, en cumplimiento de una orden de aprehensión dictada por el juez Tercero de Distrito en Procesos Penales en el Estado de México.

En una diligencia que se realizó por videoconferencia, Pineda Villa se negó a declarar ante el juez con residencia en Toluca y solicitó la duplicidad del plazo constitucional de 72 a 144 horas, por lo que su situación jurídica, de libertad o formal prisión, se definirá a más tardar el próximo domingo 11 a las 10 de la mañana.

Dentro de la causa penal 105/2014, Pineda Villa está acusada de delincuencia organizada, en la hipótesis de delitos contra la salud y operaciones con recursos de procedencia ilícita, previstos en la Ley Federal Contra la Delincuencia Organizada.

La PGR la acusa de haber sido parte del cártel de los Beltrán Leyva y luego, junto con sus hermanos, de la organización delictiva Guerreros Unidos, al que la Procuraduría le atribuye la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, la madrugada del 27 de septiembre pasado.

El 4 de noviembre siguiente fue detenida junto con su esposo en la delegación Iztapalapa, según informó la PGR. Hasta el pasado domingo, durante dos meses estuvo arraigada en el Centro de Investigaciones Federales de la misma PGR en la Ciudad de México.