El asesinato de Javier y Miroslava sacudió al gremio, pero no al Estado

jornada.com.mx

Torreón, Coah., El asesinato de Javier Valdez Cárdenas y Miroslava Breach Velducea, corresponsales de La Jornada en Sinaloa y Chihuahua, respectivamente, sacudió al gremio periodístico, pero no al Estado, pues siguen ausentes las garantías de protección a periodistas, aseguró Griselda Triana, viuda de Valdez Cárdenas, al recibir la presea de trayectoria periodística post mortem de la Fundación John Reed.

Hacer periodismo de investigación, el que revela la corrupción, la complicidad entre la clase política y el crimen organizado; el que visibiliza y da rostro a las víctimas de la violencia en este país, es el que más incomoda y la manera más fácil de silenciarles es asesinándolos, aseguró la noche del viernes ante periodistas, funcionarios públicos y representantes de organismos civiles en el teatro Isauro Martínez.

El reconocimiento de la fundación John Reed, aseguró, “significa mucho para mis hijos, su padre, mi esposo, mi compañero, a quien nos arrebataron hace casi dos años. Siempre será un orgullo que su legado y trabajo periodístico sea reconocido, y en esta ocasión es muy significativo que se le reconozca junto con Miroslava Breach, su compañera corresponsal de La Jornada asesinada dos meses antes que él”.

Aseguró que tanto Javier como Miroslava sabían los riesgos que corrían por su ejercicio periodístico y aun así, a pesar del miedo, decidieron seguir adelante y no dejar de escribir ni publicar. Ahora queda la responsabilidad del gobierno para investigar, esclarecer los crímenes y evitar más atentados contra la libertad de expresión, señaló.

Bastante se ha dicho y escrito que el crimen de Javier sacudió al gremio periodístico del país, pues gozaba de trayectoria limpia. Fue un periodista incorruptible y valiente. Sin embargo, a quien no ha logrado sacudir es al Estado, ya que hasta el momento no se ha demostrado que los mecanismos y otras medidas para prevenir y evitar cualquier tipo de violencia por motivos relacionados con su trabajo realmente funcionen, sostuvo.

La viuda del también escritor aseguró que a más de tres meses de vigencia, desconocemos qué tipo de acciones habrá de instrumentar el gobierno actual para garantizar el libre ejercicio de la libertad de expresión.

Por parte de Miroslava Breach recibieron la presea reporteros que conocieron y mantuvieron relación de amistad con quien fue la corresponsal de esta casa editorial en Chihuahua.

En representación del gobierno federal estuvo el subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas, quien se pronunció por fortalecer todos los mecanismos para garantizar el libre ejercicio de la profesión y el derecho a la libertad de expresión. Consideró urgente tomar medidas preventivas en los lugares donde hay alto riesgo, además de enfrentar a las autoridades que han alentado las confrontaciones con los periodistas. Se debe también reparar el daño a los periodistas que han sido agredidos o que han perdido la vida·, expuso.

Compartir