Desaparecidos y protestas, temas en conversación de Obama y Peña

* En el comunicado oficial de la Casa Blanca sobre la conversación telefónica, se excluyó mencionar el caso de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos la noche del 26 de septiembre en Iguala, Guerrero.

WASHINGTON (apro).- El presidente estadunidense Barack Obama y su homólogo mexicano Enrique Peña Nieto se comprometieron a mantener la labor conjunta en el combate al crimen organizado y en promover mejor seguridad y justicia.

En una llamada telefónica que sostuvieron Obama y Peña, los temas de Ayotzinapa y las protestas masivas en México se abordaron en el marco de la lucha bilateral contra el crimen organizado y de la responsabilidad de garantizar la seguridad ciudadana y la aplicación de la justicia, de acuerdo con una funcionaria del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, quien habló con Apro.

“Se habló del caso de los estudiantes desaparecidos y el presidente (Obama) reiteró el apoyo de Estados Unidos para esclarecer la situación”, señaló la funcionaria quien condicionó los comentarios a que se le mantuviera en el anonimato.

En el comunicado oficial de la Casa Blanca sobre la conversación telefónica, se excluyó mencionar el caso de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos la noche del 26 de septiembre en Iguala, Guerrero.

“Se comprometieron a trabajar conjuntamente en el combate al crimen organizado y a promover la seguridad y la justicia para los ciudadanos de cada país, bajo el espíritu de la responsabilidad compartida”, dice el comunicado de la Casa Blanca.

La llamada entre Obama y Peña Nieto ocurre un día después de que el secretario de Estado, John Kerry, recibiera una carta que le enviaron 14 senadores estadunidenses, donde le exigen apoyar al gobierno mexicano con lo que fuera necesario para esclarecer la desaparición de los 43 normalistas, apoyar en las pruebas forenses de los restos y para garantizar que se lleve ante la justicia a los responsables del crimen.

Tras celebrarse la llamada telefónica entre Obama y Peña Nieto, la Presidencia de México también emitió un comunicado de prensa para resumir la conversación sólo que, a diferencia de lo distribuido por la Casa Blanca, omitió incluir el tema de la lucha contra el crimen organizado, contra la inseguridad, y los compromisos para garantizar la aplicación de la ley a la ciudadanía de las dos naciones.

La Casa Blanca, como lo hiciera Los Pinos, destacó que Obama y Peña abordaron el tema de las órdenes ejecutivas asumidas la semana pasada por Obama para cambiar las leyes de inmigración de su país.

“El presidente Obama y el presidente Peña Nieto reafirmaron el compromiso de ambos países para trabajar juntos en Centroamérica para ayudar a abordar los factores subyacentes que impulsan la migración de la región a México y Estados Unidos”, resalta el comunicado de la Casa Blanca.

El jueves 20, Obama instrumentó varias órdenes ejecutivas con las que otorga un permiso de trabajo y de residencia temporal, por tres años, a unos cinco millones de inmigrantes indocumentados que viven y trabajan en Estados Unidos desde hace por lo menos un lustro.

Las decisiones presidenciales también suspenden las deportaciones de indocumentados y de padres de menores de edad ciudadanos o residentes legales en Estados Unidos.