Buscan Regularizar “Villas Miramar” Por la Vía de Expropiación

El abogado, Carlos Alberto Hernández Olimón, a través del la dirección de Asuntos Jurídicos del VIII Ayuntamiento, brindó orientación a los vecinos de Villas Miramar para iniciar el proceso de expropiación ante el gobierno del estado para con ello lograr la regularización del predio por medio del IPROVINAY o bien de la SEDESOL “es un largo proceso, pero hay grandes posibilidades de que se pueda lograr si ustedes se organizan” señaló el funcionario.

Por Paty Aguilar

Este jueves 16 de agosto 2012, vecinos del fraccionamiento Villas Miramar, encabezados por el dirigente estatal de la Confederación Agrarista Mexicana, Ramiro Gómez Lizárraga, recibieron orientación jurídica en el Ayuntamiento de Bahía de Banderas, el titular de Asuntos Jurídicos, abogado, Carlos Alberto Hernández Olimón, luego de analizar el expediente de gestión ante las autoridades del estado de Nayarit y Bahía de Banderas desde hace alrededor de 7 años, que le fue mostrado, informó a los vecinos que había un esquema jurídico para buscar la regularización del predio que desde el tiempo antes mencionado fue invadido por cientos de familias luego de que el propietario de la constructora INMOSER, lo abandonó y dicha propiedad pasó a las manos del banco que lo financió.

En la reunión sostenida, el dirigente del CAM, mostró al funcionario municipal a detalle, desde la escritura del predio, hasta el censo de cada una de las casas habitadas y lotes ocupados con casas de cartón, además de un censo poblacional de aquellos vecinos que se sumaron a esta organización agrarista que busca una negociación con el nuevo propietario del inmueble, sin embargo, el abogado del Ayuntamiento, ofreció apoyarlos con la elaboración del documento de solicitud de expropiación que deberán gestionar ante el Gobierno del Estado de Nayarit y la Secretaría General del Gobierno.

En este sentido, el funcionario explicó a los vecinos que si se diera la posibilidad de la expropiación, el gobierno del estado invertiría a través del IPROVINAY o por conducto de la SEDESOL u otro tipo de dependencias para la compra del terreno al nuevo propietario que en este caso, al parecer es un banco, y a su vez, estas dependencias los transmiten a los habitantes de este fraccionamiento a través de una venta y pagos de escrituración, así como pagos de recuperación de la compra de ese terreno. Estos procedimientos, dijo, normalmente así son y lo que resulta es que se logra darles a las familias la certeza jurídica de los predios.

Por su parte, el dirigente del CAM, informó al funcionario que se trata de alrededor de 20 hectáreas que ya fueron invadidas con más de dos mil familias, por tal motivo y dado que una gran parte de estos habitantes forman parte de otros grupos u organizaciones vecinales que se han formado, preguntó si ellos también saldrían beneficiados con esta gestión ante el gobierno del estado.

La respuesta fue positiva, dado que el gobierno del estado, si consideraba viable la expropiación, el beneficio sería para todos, sin embargo, aclaró, para que esta gestión administrativa se dé, debe hacerse de manera organizada y a petición de los mismos, en este caso, explicó el abogado, el CAM lo podía hacer porque estaba organizado y contaba con todos los requisitos para realizar la solicitud, ya que tienen un censo debidamente documentado de las familias que habitan este predio y con ello el gobierno del estado podría analizar la situación y ver la viabilidad de solucionar este problema de vivienda porque hay organización.

Finalmente, pidió al dirigente, le presentara una narración de hechos desde que este predio fue invadido, así como el número de familias aproximado que habitan el lugar y los trámites realizados en todos estos años para con ello como antecedentes, elaborar el documento de solicitud de expropiación como apoyo por parte de este VIII Ayuntamiento, para que a su vez, dicho documento sea llevado a la Secretaría general de Gobierno y al gobernador del estado de Nayarit, Roberto Sandoval Castañeda.