Buena medida, reagrupar las seis subsidiarias de la CFE: especialistas

jornada.com.mx

El proyecto de la Secretaría de Energía (Sener) para reagrupar las seis subsidiarias de la Comisión Federal Electricidad (CFE) es una buena medidaque resarcirá la excesiva división que padeció la empresa del Estado tras la aprobación de la reforma energética, consideraron analistas y representantes del sector empresarial.

No obstante, el dirigente de una asociación de energías renovables expresó su preocupación, porque la medida puede incentivar la creación, nuevamente, de un monopolio en el mercado eléctrico.

La idea no es mala. Seis empresas productivas de la CFE que competían entre sí y tenían prohibido intercambiar información y recursos no era lo correcto, porque ninguna de ellas podía competir, por separado, con empresas como Iberdrola, Unión Fenosa, General Electric o Siemens, por supuesto que no, manifestó Sergio Ampudia Mello, vicepresidente de Derecho Energético de la Confederación de Cámaras Industriales.

En entrevista, luego de participar en un seminario que se llevó a cabo en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), expresó que con la reforma energética, que abrió el sector eléctrico a las empresas privadas durante el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, se crearon los Términos para la estricta separación legal de la CFE, medida administrativa que pretendió desmantelar orgánicamente el monopolio natural de la empresa con el argumento de que se trataba de crear reglas parejas para la participación privada.

Esos términos permitieron la creación de seis empresas de la CFE que ahora se pretende reintegrar, de acuerdo con un proyecto que está a discusión y fue emitido el miércoles pasado por la Sener.

Siempre pareció excesivo que se crearan seis empresas de la CFE con las reglas que se les impuso, aseveró Ampudia Mello.

Lo que hicieron fue dividir en seis los recursos que tenía una empresa que apenas podía competir en un mercado muy diversificado, con agentes económicos muy robustos que tenían más tecnología, mayor apalancamiento financiero y menores escalas, agregó.

No hay retorno al monopolio

David Bonilla Vargas, de la Unidad de Economía del Sector Energético del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, aseguró que la propuesta de la Sener dará ventajas a la CFE para competir con compañías que tienen preeminencia a escala global. Además, descartó que esa medida sea un retorno al monopolio estatal en el sector eléctrico.

El problema es que el marco de regulación no permite tener un monopolio. Y si se genera, se tendría que cambiar el contexto normativo. Además, ya se dieron permisos de generación a muchas compañías extranjeras y no es nada fácil; (habría demandas y) no te vas a ir a las cortes de Nueva York a gastar dinero público para quitarles sus permisos de generación”, apuntó el académico.

José Luis de la Cruz Gallegos, director general del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico, afirmó que tras la reforma energética se pulverizó a la CFE y quedó en desventaja ante conglomerados internacionales, por lo que la propuesta de la Sener es acertada.

Me parece que la competencia, para que sea justa, tiene que ser lo más parecida, pues la CFE viene de un proceso en el que se le precarizó, al igual que a Petróleos Mexicanos, y la medida puede permitirle competir con empresas extranjeras, subrayó.

Por su parte, Daniel Chacón, oficial del portafolio de energía renovable de Iniciativa Climática de México, expresó la preocupación que hay en el sector, porque el proyecto de la Sener sea el comienzo del monopolio de la CFE en el mercado.

Compartir
error: Content is protected !!