Auto de Oficialía Mayor Administrativa Sin Placas

* El alcalde Arturo Dávalos dice en sus discursos que esta es la administración de la transparencia y el orden, pero por lo pronto algunos autos oficiales circulan sin luces ni placas.

Por Mauricio Lira Camacho
NOTICIASPV

En la administración de la transparencia y el orden, existen algunos pecados.
Existen varios autos oficiales del ayuntamiento de Puerto Vallarta, los cuales circulan sin luces lo cual es un grave peligro, cuando andan en el libramiento carretero o aquellas unidades que carecen de las placas de circulación.

Lo cual es una falta al reglamento de tránsito pero que, por influencias estas unidades no son detenidas por elementos de la corporación.

En el presente caso, se trata de una unidad deteriorada perteneciente a la oficialía mayor administrativa, la cual preside Santiago Centeno.

Encargado de dar seguimiento a la situación laboral de los trabajadores del gobierno municipal y del estado de las unidades vehiculares.

En el caso de la subdirección de tránsito la instrucción que dio el presidente municipal Dávalos a Josefina Ibarria, era la multa a todo aquel automovilista que no respete los que ordena el reglamento principalmente en lo que concierne a los límites de velocidad, y uso adecuado de luces.

Lo mismo que a motociclistas con el uso del casco de seguridad y el que no vayan más de 2 personas por unidad.

Sin embargo, la autocrítica y sanciones al interior de la administración, siempre han brillado por su ausencia y eso es lo que molesta a los ciudadanos, quiénes con el pago de impuestos, estos no se ven reflejados en mejoras de infraestructura vial, semáforos y servicios públicos, principalmente en prestación de seguridad, alumbrado y recolección de la basura, en general.

Por años, administraciones municipales que han gobernado Puerto Vallarta, emanados de distintos grupos políticos, como el partido revolucionario institucional, PRI, partido acción nacional, PAN y partido movimiento ciudadano, MC, no han podido frenar a los viejos vicios internos privativos que han llenado de corrupción el quehacer municipal.

Entre estos, que los trabajadores municipales hagan y deshagan en el gobierno, sin poner el ejemplo, como es el caso de la unidad de la OMA, al permitir que un vehículo oficial circule sin las placas oficiales.