Asaltante Asesinó a Navajazos al Profesor Pedro Mendoza

*Los hechos sucedieron en su dulcería El Perikin”, localizada en Fluvial Vallarta.

Por Adrián De los Santos
NoticiasPV.com

Terrible tragedia a consecuencia de la inseguridad pública municipal, se registró la tarde de ayer en la zona residencial Fluvial Vallarta, en donde un sujeto armado con navaja asesinó al profesor y abogado, Pedro Mendoza Verdín.

Tras estos hechos las autoridades fueron movilizadas y a pesar de que decían haber tenido a la vista al presunto responsable de los hechos, alcanzó a escapar pero trascendió que está plenamente identificado.

Se dijo en el lugar de los hechos que el profesor Pedro Mendoza Verdín atendía su negocio familiar cuando fue sorprendido por un asaltante, el cual al exigirle las ventas del día se vio frustrado luego de que el educador se negó a entregar lo que honestamente y con esfuerzo había ganado.

Lo anterior originó que el delincuente atacara al ex funcionario estatal y municipal, con un arma blanca con la cual le causó lesiones que fueron mortales por necesidad.

Cabe mencionar que Seguridad Pública Municipal trató de minimizar los hechos, al informar de manera oficial que todo se debió a una riña, pero el comunicado nunca revela que se trató de un asesinato tras haber sido asaltado a mano armada.

De 50 años de edad, con domicilio en la calle Guillermo Prieto, en el número 169 de la colonia Valentín Gómez Farías, Pedro Mendoza Verdín fue director de la Delegación Regional de Servicios Educativos de la región Costa Norte y actualmente atendía personalmente el negocio denominado “Dulcería Perikin”, localizada en la avenida Grandes Lagos número 287, local 17, en la plaza Entre Ríos, en Fluvial Vallarta.

Fue a eso de las 14:29 horas de ayer, cuando elementos de la Policía Municipal fueron alertados acerca de una riña en la Plaza Entre Ríos, localizada por la avenida Grandes Lagos, por lo que al lugar mandaron a elementos de la patrulla PV-179, al mando de Gustavo Topete y Jazmín Bravo.

Cuando los elementos llegaron, se dieron cuenta de que unas personas estaban subiendo a otra que iba lesionada, a una camioneta marca Mitsubishi, en color perla, con las placas JKA3025 de Jalisco.

Se trasladaron hasta a la clínica 42 del Seguro Social, apoyados por elementos de Seguridad Pública, en donde la persona lesionada fue metida de inmediato a quirófano, debido a que presentaba siete heridas, una en el pecho a la altura de la tetilla derecha, otra en la tetilla izquierda, dos en la nuca, una en la espalda, otra en la costilla del lado derecho, una en la mano derecha.

En la camioneta iba el joven Héctor Enrique Sánchez Gutiérrez, quien dijo ser sobrino del ahora occiso, manifestando que momentos antes los habían asaltado, pero que se había asustado y él se salió corriendo, en tanto que su tío se había quedado peleando con el delincuente dentro de la tienda.

Asimismo, estaba el señor Adrián Castellanos, quien informó que momentos antes había salido el dueño de la dulcería “Perikín”, es decir, Pedro Mendoza Verdín, a pedir ayuda, pero iba sangrando en abundancia de la boca, por lo que Héctor Enrique trataba de abrir la camioneta pero no podía debido al estado de shock en que andaba, entonces Adrián Castellanos la abrió, abordó al lesionado y trasladó a ambos al Seguro Social.

Para esos momentos el supervisor en turno ya traía movilizando a las unidades que tiene y a sus elementos, para buscar una pista para dar con el paradero del presunto responsable, logrando saber que se fue corriendo hacia el río Pitillal y se fue rumbo a Protección Civil, lugar hasta donde lo andaban buscando.

El tipo vestía short café, camiseta negra, pelón, delgado, de algunos 25 años aproximadamente, pero más adelante les dijeron que el sujeto había tirado la cachucha, pero ya no lo vieron salir hacia la avenida Francisco Medina Ascencio.

En eso estaban cuando los elementos de la patrulla PV-179 reportaban que la persona lesionada, ya había fallecido, por lo que de los hechos fueron enterados los mandos policiacos, quienes ya tenían resguardada la escena del crimen.

En la dulcería estaba una sandalia tirada, así como mucha sangre regada y un desorden dentro del negocio, nada que pudiera dar con el responsable de estos hechos.

Sin embargo, surgió un dato muy bueno. Cuando regresaron con la camioneta Mitsubishi, propiedad del profesor Pedro Mendoza Verdín, se dieron cuenta de que él llevaba una mariconera que no fue identificada como de su propiedad.

Al revisarla se dieron cuenta de que traía algunas pertenencias, entre ellas una credencial de elector a nombre de Cristian Hernández, con domicilio en la calle Rufino Tamayo, en la colonia Idipe en la delegación de Ixtapa.

Los agentes en esos momentos se movilizaron y acudieron hasta dicho lugar, en donde al llegar se encontraron con el tal Cristian Hernández, quien dijo que en efecto es su mariconera pero que el día de hoy la traía su hermano Cristopher Hernández.

Los agentes comenzaron a investigar los hechos e informaron de lo sucedido a los elementos de la Policía Investigadora, toda vez que, al parecer, este sujeto cuenta con antecedentes por robo con violencia, pero aun continúan con las investigaciones.

Mientras tanto al lugar de los hechos llegaba la agente del Ministerio Público en turno, licenciada Bertha Alicia Pablo de la Cruz, así como personal de la Policía Investigadora y personal de Servicios Periciales, mismos que comenzaron con las investigaciones judiciales.

En esos momento la señora Esthela Ruiz Rivas, esposa del occiso, quien argumentó que ella al darse cuenta de lo sucedido, le llamó a su empleado Enrique Trinidad, el cual ya había salido de trabajar, pero que regresó al darse cuenta de lo que había pasado.

Ellos se hicieron cargo de cerrar el negocio, en tanto que la agente del Ministerio Público lo aseguró y enseguida se trasladaron a la clínica 42 del Seguro Social, en donde revisaron el cuerpo sin vida y luego lo trasladaron al Semefo para la necropsia de ley, iniciándose una averiguación previa al respecto.