Aristóteles hereda a Alfaro un Jalisco violento y sumido en el narcotráfico

* Aristóteles Sandoval ya se va, y deja a Jalisco sumido en la violencia y el narcotráfico. Dedicó la mayor parte del tiempo a realizar viajes al extranjero, principalmente Asia, donde se hacía acompañar de su séquito de servidores público. Todo a costa del erario público.

GUADALAJARA, Jal. (apro) El gobernador priista, Jorge Aristóteles Sandoval entregará este 6 de diciembre, al emecista, Enrique Alfaro Ramírez, un estado decadente y en manos del narcotráfico.

En 2013, año que comenzó la administración se incrementó el número de narcobloqueos, la violencia, los homicidios, las narcofosas, los delitos de alto impacto, y los desaparecidos. Mientras que el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) se apoderó del territorio, bajo la protección de la autoridad estatal, como acusaron públicamente elementos de la Fiscalía General del Estado.

A la vez, se desató una lucha por la plaza entre el CJNG y el Cártel del Golfo, que ha dejado ataques violentos contra policías estatales, militares, y la aparición casi a diario de cuerpos calcinados, mutilados, desollados, colgados, embolsados, con o sin mensaje de advertencia de la delincuencia organizada.

De acuerdo con las estadísticas del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), en el sexenio de Aristóteles Sandoval se cometieron 7006 homicidios dolosos, en el anterior que fue encabezado por el panista, Emilio González, la cifra fue de 4 mil 715.
Según estadísticas del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF), en el sexenio de Aristóteles Sandoval fallecieron 286 servidores públicos por arma de fuego o con un objeto punzo-cortante.

Algunos de esos funcionarios occisos, formaron parte del círculo político del gobernador y de su padre, el magistrado Leonel Sandoval, como son Javier Galván Guerrero, delegado del ISSTE; el coordinador del Programa de Atención a Zonas Prioritarias de la Sedesol, Jaime Navarro Martínez, y el diputado federal, Gabriel Gómez Michel. Todos tenían en común tener lazos políticos en la zona de El Grullo, uno de los lugares controlados por el CJNG.

Dentro de esa estadística del IJCF, está contemplado el secretario de Turismo, José de Jesús Gallegos Álvarez quien fue ejecutado a los 9 días de que inició el sexenio de Aristóteles Sandoval, el 9 de marzo de 2013.

El 14 de mayo de 2013, el entonces fiscal general, Luis Carlos Nájera Gutiérrez informó que a Gallegos Álvarez lo ejecutaron porque presuntamente apoyaba de manera económica a una organización rival del CJNG, como aseguraron cuatro de los detenidos.

Según las estadísticas del Comisionado de Seguridad Pública, desde 2013 hasta octubre 2018 -fecha de la última actualización-, otros funcionarios que perdieron la vida son los policías caídos en servicio que suman 30. Pero, si se toma en cuenta que el 3 de diciembre fueron abatidos seis, en el municipio de La Huerta, la cifra crece a 36.

El año más letal para los policías estatales fue el 2017, cuando fueron emboscados el 6 de abril, elementos de la Fuerza Única por integrantes del crimen organizado, en la carretera Mascota-Las Palmas, que dejó un saldo de 15 muertos.

Sin duda, la batalla más recordada en el sexenio de Aristóteles Sandoval, es la del 1 de mayo de 2015, cuando en el municipio de Villa Purificación, el Ejército pretendió capturar por medio del Operativo Jalisco, al líder del CJNG, Nemesio Oceguera Cervantes “El Mencho”. Sin embargo, los criminales respondieron con el derribo de un helicóptero y 59 narcobloqueos en 25 municipios, siete del área metropolitana.

El 15 de enero de 2011, se registró el primer narcobloqueo en la entidad, cuando todavía gobernaba el panista, Emilio González Márquez, al siguiente año, el 9 de marzo de 2012, fueron 18; y el 25 de agosto, 22.

Con Aristóteles los narcobloqueos aumentaron. El 9 de abril de 2015, se registraron dos narcobloqueos y en ese mismo hecho fallecieron 15 elementos de Fuerza Única que fueron emboscados en Soyatán.

Casi un mes después, el 1 de mayo 2015, tras el fallido operativo para capturar a “El Mencho”, se registraron en la zona metropolitana 59 bloqueos. En este año ya suman cinco, todos ocurrieron en los municipios que son controlados por el CJNG.

El número de fosas clandestinas atribuidas al crimen organizado es otra de la herencia, que deja Aristóteles Sandoval a Enrique Alfaro. En 2013, en el municipio de La Barca se hallaron 37 fosas, con 75 cuerpos. Desde junio de este año a la fecha se han localizado 92 cadáveres en once fosas ubicadas dentro del área metropolitana de Guadalajara, y tres de Lagos de Moreno.

Con ello, la entidad ocupa el sexto lugar por número de fosas clandestinas, detrás de Veracruz, Tamaulipas, Guerrero, Chihuahua, Sinaloa, Zacatecas, según un reportaje de las periodistas independientes, Alejandra Guillén, Marcela Turatti y Mago Torres.

En tanto, la Comisión Estatal de Derechos Humanos, en la recomendación 3/2018 que emitió el pasado 21 de marzo para garantizar “el derecho a la protección de todas las personas contra la desaparición forzada y la desaparición cometida por particulares en el estado de Jalisco”, dio cuenta del alto número de personas buscadas.

“Los datos arrojaron que ante la Fiscalía General del Estado, en el periodo de 2013 al 31 de octubre de 2017, la cantidad de personas reportadas como desaparecidas era de 14, 019; de esas, 3,206 fueron reportadas en el lapso del 1 de enero a octubre de 2017”.

Casi para despedir el sexenio, el 30 de noviembre por la noche, el consulado de Estados Unidos fue atacado con dos granadas. La investigación fue atraída por la Procuraduría General de la República y el FBI ofrece una recompensa de hasta 20 mil dólares a quien aporte información para capturar a los responsables del ataque.

Otras cifras de inseguridad

En 2013, las estadísticas del SESNSP, revelan que se registraron un total de 12 mil 568 averiguaciones previas por los delitos de lesiones, y homicidios dolosos y culposos.

Para 2017, el SESNSP, sumó un total de 15 mil 650 carpetas de investigación que agrupó en “delitos contra la vida y la integridad corporal”. Esta clasificación contempla los crímenes mencionados anteriormente, y desglosa la figura de feminicidios.

En este año, en su portal, el SESNSP publica las estadísticas hasta octubre, del mismo rubro de crímenes referidos, con un total de 12 mil 677 carpetas de investigación.

En 2013, el número de robos en Jalisco era de 44 mil 734; para 2017 creció a 61 mil 545, y hasta octubre de 2018, van 54 mil 130.

Al principio de la administración, se reportaron 69 secuestros; en 2017, fueron 514; y hasta octubre de este año, van 473. Todo indica que se superará las estadísticas delictivas de 2017.

Para combatir los delitos de alto impacto el gobierno del estado contrató a la empresa CIS International para activar el Escudo Urbano C5 que contempla la instalación de 6 mil 700 cámaras a un costo total de 895 millones de pesos.

El proyecto debió concluirse a final de septiembre, pero hasta el momento lleva un 83% de avance, a la empresa se le pagaron 582 millones y quedan pendientes tres pagos, según el representante de la empresa, el proyecto quedaría concluido hasta febrero, pero eso depende del gobierno que entrará en funciones.

Más cuentas alegres

Aristóteles Sandoval informa que en Jalisco se generaron más empleos, se dio salud y educación a sus ciudadanos, pero las cifras que ofrecieron al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) lo desmienten.

En una revisión que se hizo a los anuarios estadísticos geográficos de Jalisco de 2014 y 2017, que publica el INEGI con base en la información que le proporcionaron dependencias estatales y federales, cuya información corresponde a un año anterior, se detectó que Aristóteles Sandoval dio cifras infladas en materia de generación de empleo; otorgó menores servicios de salud-a pesar de que los presupuestos se duplicaron para las dependencias-, y hay menor número de escuelas.

En el tema de salud, el INEGI reporta que en el anuario de hace cuatro años que, la población total derechohabiente de las instituciones del sector público eran 4 millones 709 mil 272. De esta cantidad 3 millones 43 mil 656 estaban afiliados al Seguro Social.

Para el año pasado, se reportó que la población con afiliación a los servicios de salud, eran 6 millones 275 mil 864, de esa cantidad, 3 millones 263 mil 449 estaban registrados ante el IMSS.

Es decir, en tres años se crearon 219 mil 793 empleos, cuando el gobernador presumió el 11 de marzo de 2016, que al “cierre del primer bimestre de 2016 se registran un millón 552 mil 349 empleos registrados ante el IMSS, manteniendo al Estado en el segundo lugar nacional en generación de plazas laborales”, según se informó en un boletín.

Mientras que los usuarios de los servicios médicos de las instituciones del sector público de salud (Hospitales Civiles, Hospital General de Zapopan, conocido popularmente como Zoquiapan, y Secretaria de Salud Jalisco), en el reporte de 2013, fueron 1 millón 895 mil 988, para 2017 fueron 156 mil 831 atenciones menos.

Sin embargo, lo que sí subió más del doble fueron los presupuestos para la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ) y los Hospitales Civiles. Mientras en 2013, la SSJ tenía recursos por más de 5 mil 303 millones de pesos, para el 2017, recibió 13 mil 730 millones de pesos.

Los Hospitales Civiles en 2013, su presupuesto era de poco más de 2 mil 677 millones, el año pasado aumentó a 4 mil 637 millones de pesos.
Con relación a las unidades médicas, la SSJ sólo abrió siete más, en un periodo de cuatro años, al pasar de 837 a 844, en tanto que en ese mismo lapso cerró tres casas de salud, por lo que se disminuyeron a mil 314.

Dentro del rubro “principales recursos materiales de las unidades médicas”, se encontró que la SSJ disminuyó el número de: camas no censables, áreas de urgencias, salas de expulsión y bancos de sangre.

En tanto, de los servicios otorgados por la SSJ, bajaron las consultas externas, los estudios de diagnóstico, las sesiones de tratamiento, los egresos hospitalarios, las intervenciones quirúrgicas, los partos atendidos, las dosis biológicas aplicadas, las pláticas de educación para la salud y las de planificación familiar.

Lo único que sí aumentó en el SSJ fue el número de defunciones hospitalarias, al pasar de 1881 en 2013, a 2 mil 141 según el anuario de 2017.

Los Hospitales Civiles también disminuyeron sus estudios de diagnósticos, y el número de partos atendidos. En lo particular, el Hospital Civil Fray Antonio Alcalde, bajó las sesiones de tratamiento, mientras que el nosocomio Juan I. Menchaca, disminuyó las intervenciones quirúrgicas.

En materia de educación, el INEGI informó en su anuario 2013, que hace cuatro años la Secretaría de Educación tenía 191 Centros de Desarrollo Infantil (CDI) que atendían una población de 15 mil 402 preescolares. Para 2017, el organismo federal reportó menos CDI, un total de 186; sin embargo, atendía a mayor número de menores con 16 mil 982.

En 2013, se emitieron 34 mil 651 certificados de primaria y 63 mil 197 de secundaria para adultos. En el anuario de 2017, el número de certificados disminuyeron a 7947 para primaria, y a 26 mil 878 para secundaria.