Amnesia Priista

* A José Socorro Velázquez, dirigente estatal del PRI, al consejero nacional, José Velázquez y a Iván Bravo, les dio amnesia priista, pues nunca se acordaron de casos que han hundido la partido al municipio en las personas de los ex alcaldes, Javier Bravo, Salvador González, Adrián Méndez y Aristóteles Sandoval, lo mismo que Enrique Peña...
Por Mauricio Lira Camacho
NOTICIASPV
Priistas con amnesia.
Ya no se acuerdan de Javier Bravo, Salvador González, Adrián Méndez, Aristóteles Sandoval y Enrique Peña.
José Socorro Velázquez, presidente del comité estatal priista, José Velázquez delegado nacional, estuvieron de visita en Puerto Vallarta, en compañía de su dirigente local, Iván Bravo y los regidores Celina Lomelí y Andrés González Palomera.
Recibieron andanada de críticas en rueda de prensa, pues ante la campaña de una cercanía con la gente, nunca se acordaron de los daños hechos desde la federación, el estado y el municipio por el partido revolucionario institucional, PRI.
De cara ante la proximidad de un período electoral en Jalisco y de buscar cercanía con los medios de comunicación y de la ciudadanía, jamás se acordaron de la serie de corruptelas en las que se vieron envueltos ex alcaldes priistas como Javier Bravo (hermano del actual dirigente Iván Bravo), acusado de haber desviado presuntamente recursos de los fondos de los trabajadors afiiados al Fonacot, Mueblería América y Pensiones del Estado.
De la deuda que dejó al haber contraído un crédito por más de 400 millones de pesos y el haber tratado de manipular el caso de su entonces secretario particular, conocido como Pepe Muelas.
De la intencion de haber frenado un proceso de adjudicación de los servicios de la basura en favor de la empresa Envir Eau de México, a cambio de hacer sus propios negocios, contando con la participación de su famlia, entre ellos, quien fuera tesorera mnicipal, su tía Aurora Arreola Ureña y de la entonces titular de la Semades, Martha Ruth del Toro, despedida del gobierno del estado por el gobernador, Emilio González, entre otros casos.
Tampoco se acordaron y hasta se desentienderon del priista Salvador González, hijo de Rafael González Pimienta, sobre quien pesaron acusaciones por la obra de remodelación del malecón de Puerto Vallarta y el proceso de venta de terrenos en lo oscuro, así como la edificación de la unidad municipal adminsitrativa, UMA, en fraccionamiento Portales.
De haber soltado en la última sesión de ayuntamiento, un cúmulo de permisos en favor de familiares y amistades, sobre todo para la venta de alcohol.
Recientemente del caso del entonces regidor priista, Adrián Méndez ex candidato priista a la presidencia municipal, acusado por su compañero de partido el actual regidor, Andrés González Palomera, de haberse jubilado en un proceso interno poco claro en el gobierno de Ramón Guerrero.
“No lo conozco ni sé del caso”, fue la respuesta de Socorro Velázquez.
Ambos priistas tanto Socorro como José tuvieron elementos y mucho menos conocer la falta de cumplimiento de las promesas del gobernador de Jalisco, para Puerto Vallarta como es el caso más ilustrativo, la modernización fallida del sistema de transporte urbano, su escasa cercanía con la ciudadanía.
Menos aún, de los errores señalados por la medida federal de aumentar el precio del combustible, efectivo desde el primero de enero de este año.
En respuesta a los cuestionamientos hechos por la prensa, el dirigente y el delegado, optaron salirse por la tangente y afirmar que lo suyo como partido es tener un mayor acercamiento con la ciudadanía.