Alias “El Abuelo” Baleó a su Cuñado

*Le metió un balazo en la pierna por defender a su hermana *El agresor golpeaba a su mujer y eso le molestó a su cuñado e intervino

Por Adrián De los Santos

Lo que parecía ser un convivio familiar pudo terminar en tragedia, luego de que dos cuñados se liaron a golpes cuando uno de ellos al calor de las copas agredió primero a su esposa, acción que no le gustó al otro y al meterse a defender a su hermana, por poco pierde la vida.

Con un balazo en una pierna y con el susto de su vida, fue internado el joven a una clínica, en donde detectaron que la bala se la había incrustado en una pierna, sin embargo, no dejaba de ser una herida grave.

Los hechos sucedieron anoche en la colonia Buenos Aires, sitio donde se llenó de patrullas de Seguridad Pública, actuando los agentes de inmediato al darse cuenta de que el agresor se había dado a la fuga.

Más tarde se informaba que la persona herida fue identificada como Leobardo Manuel Rivera Ramírez, de 21 años de edad, con domicilio en la calle Vía Láctea 324 de la colonia El Calos, en tanto que el agresor fue identificado como Cristian Arturo Araiza, alías “El Mama” o “El Abuelo”, con domicilio en la calle Lima número 133 de la colonia Buenos Aires.

Los hechos fueron reportados a Seguridad Pública Municipal a eso de las 22:00 horas de ayer, en el sentido de que había disparos de arma de fuego en el cruce de Lima y Paraíso de la colonia Buenos Aires.

Casi de inmediato reportaban una mujer herida de bala, asimismo, un segundo lesionado en el mismo lugar, por lo que varias unidades al mando del comandante Francisco Rodríguez Salazar, acudieron al lugar en donde hallaron un alboroto afuera de la finca número 133 de la calle Lima, pero no había ni un solo herido ahí.

Nadie quería decir nada, sin embargo, en la esquina detectaron que estaba un casquillo percutido, al parecer, del calibre 32, por lo que el lugar fue asegurado.

Los agentes fueron enterados que se había suscitado una riña entre una pareja, donde salió un tercer implicado, el cual había recibido un balazo y que el agresor se había metido a la finca número 133 de la calle Lima.

Ante estos hechos los agentes cerrojearon sus armas y rodearon la casa, detectando que en la entrada había sillas tiradas, botes de cerveza y dos casquillos del calibre 32, saliendo entonces la señora Susie Jazmín Rivera Ramírez, quien les argumentó a los agentes que el agresor no estaba en la casa y que el lesionado era su hermano.

En esos momentos los elementos de la Policía Turística se dieron cuenta, que a la Cruz Roja había llegado una camioneta marca Nissan, Frontier, en color negra, conducida por José Manuel Rivera Medina, mismo que iba acompañado de Yajaira Blas Bernal, llevando lesionado de la pierna izquierda a Leobardo Manuel Rivera Ramírez.

Hasta entonces se dio a conocer, que momentos antes habían estado tomando en la casa del lesionado, es decir, en el Caloso, éste, su esposa Yajaira, su papá Manuel Rivera y su hija Susie Jazmín Rivera Ramírez.

Por la noche se fueron a dejar a Susie a su casa, ahí en la calle Lima 133, donde al llegar ya estaba Cristian Arturo Araiza, “El Abuelo”, en estado de ebriedad, el cual comenzó a insultar a su esposa Susie y entonces la golpeó sin importarle que aun estuvieran ahí sus familiares.

Ante estos hechos don Manuel Rivera y Leobardo se metieron a defender a su familiar, pero “El Abuelo” sacó la pistola y efectuó dos balazos al aire, de este modo sacó de su casa a su suegro y a su cuñado, a quien le puso la pistola en la cabeza, le jaló al gatillo, pero el arma estaba encasquillada, es decir, trabada y gracias a ello no lo mató.

Eso generó que ambos comenzaran a pelear, forcejearon y así se fueron por la calle Lima hacia la calle Paraíso, donde finalmente “El Abuelo” le disparó en una pierna a su cuñado y luego escapó hacia el cerro dejándolo lesionado.

Los agentes resguardaron el lugar y solicitaron la presencia del agente del Ministerio Público, mismo que acudió al lugar acompañado de personal de la Policía Investigadora y de peritos de Servicios Periciales, mismos que fijaron el lugar de los hechos, quedando todo asentado en una averiguación previa.