Alarma científica: El fondo del océano se disuelve y el culpable es el ser humano

*El origen del problema radica en la velocidad de las emisiones de dióxido de carbono, lo que hace imposible su disolución natural...

actualidad.rt.com

Investigadores de la Universidad McGill, en Canadá, advirtieron sobre la transformación del fondo del océano, como consecuencia de la actividad humana y de las grandes emisiones de dióxido de carbono.

Esta situación provoca que la calcita formada por restos de organismos que componen el denominado fondo marino blanco calcáreo se disuelva. Allí radica el problema, ya que es ella la que neutraliza el dióxido de carbono en el agua, evitando así que el océano se vuelva más ácido.

Sin embargo, el nivel de dióxido de carbono presente en algunas zonas del Atlántico es mucho mayor al que la calcita puede manejar.

“Se nos acaba el tiempo”: El ser humano, artífice de su propia destrucción
En ese sentido, el autor principal del estudio, Olivier Sulpis, explicó que “casi todo el dióxido de carbono creado por la actividad humana todavía está en superficie” y que cuando en el futuro descienda “al fondo del océano” provocará que “las partículas de calcita se disuelvan”.

“La velocidad a la que el dióxido de carbono se está emitiendo en la actualidad en la atmósfera es excepcionalmente alta en la historia de la Tierra”, continuó el especialista, quien detalló que es “más rápido que en cualquier otro período, al menos, desde la extinción de los dinosaurios”. Por lo tanto, “los mecanismos naturales en el océano” no la pueden contrarrestar.

En consecuencia, esto “aumenta las preocupaciones sobre los niveles de acidificación del océano en el futuro”.

Más problemas
David Trossman, investigador asociado de la Universidad de Texas-Austin (EE.UU.), aseguró que “los efectos” de las actividades del hombre se volvieron “evidentes” en muchas zonas del fondo marino, por lo que “el incremento de la acidificación en esas regiones puede afectar” también la capacidad “para comprender la historia del clima de la Tierra”.

Por último, el oceanógrafo Brian Arbic advirtió que esta situación provoca la disolución del “registro geológico en el fondo del océano”, que es el que “proporciona evidencia de cambios antropogénicos y naturales”.